Ja no Podem Més. Ese es el sentimiento que hoy nos reúne aquí a todos. Taurinos, agricultores, caballistas, cazadores, pescadores… En definitiva, y por encima de todo, personas que formamos parte del mundo rural de las Illes Balears.  Todos juntos.

Han sido continuas las ofensas hacia nuestro mundo por parte de quienes hoy ocupan el Consell de Mallorca y el Govern de las Illes Balears. Prohibiciones y más prohibiciones para satisfacer a unos autoproclamados ecologistas y animalistas, que pretenden decir quién está en el lado bueno y quiénes en el malo. Quienes pretenden dar lecciones sin escuchar ni atender a los verdaderos protagonistas de la historia que pretenden escribir.

El mundo rural ha callado en muchas ocasiones ante decisiones que no nos gustaban. Hemos sido respetuosos con quienes ni piensan ni viven como nosotros. Pero la situación ha cambiado, y no podemos seguir ignorando los intentos de quienes hoy nos gobiernan de acabar con nuestra libertad y nuestra forma de vida. La misma forma de vida de nuestros antepasados, que tristemente hoy podemos decir que vivieron con más libertad y respeto del que hoy tenemos hacia nuestro mundo. Y si nosotros no damos un paso el frente para defender al mundo rural, nuestros hijos no podrán tener tan siquiera la opción de vivirlo. Lo que hoy hacemos aquí es defender el trabajo de nuestros mayores, y labrar el futuro de nuestros hijos. Por ello pedimos respeto para nuestras tradiciones, y libertad para poder seguir viviendo así como queremos vivir.

Quienes alcanzaron el poder hablando de libertad, quienes se presentaron ante la sociedad como garantes de la libertad de las personas, hoy deciden únicamente para satisfacer los deseos de una minoría que no ha vivido ni sentido el mundo rural como lo hacemos cada día quienes aquí estamos. Queremos seguir paseando a caballo por los caminos públicos de la Isla, queremos seguir celebrando las tradiciones y la cultura de nuestro país sin que nadie nos falte al respeto, queremos seguir siendo cazadores y pescadores sin que por ello nadie nos criminalice, queremos poder seguir cuidando nuestro campo sin limitaciones… Queremos, en definitiva, respeto y libertad.

Nunca tuvimos enfrente un Govern y un Consell tan ideologizados, con tantos prejuicios y al servicio de una minoría que habla del mundo rural como algo propio pero ni lo conoce ni lo siente. Por ello reiteramos la necesidad de estar unidos y de dar un paso al frente para defender nuestro mundo. Y para hacernos respetar. Porque enfrente no tenemos a unos partidos políticos que no comparten nuestra forma de vivir. Enfrente tenemos unos partidos políticos que no tienen capacidad para respetarnos, ni para permitirnos vivir en libertad.

Hagamos una causa común para hacernos respetar. Dejemos de ser pasivos ante los agravios, y levantemos nuestra voz. Se lo debemos a nuestros padres, madres, abuelos, abuelas… Y hagámoslo por lo que de ellos aprendimos y por lo que tenemos el deber de transmitir a las siguientes generaciones. El mundo rural es importante en las Illes Balears, lo ha sido y lo debe seguir siendo. Saquémonos las etiquetas que quieren ponernos y mostremos nuestros valores a la sociedad sin temor alguno. Valores de los que debemos sentirnos orgullosos. Y valores por los que vale la pena salir una y mil veces a la calle a decir Ja No Podem Més.

 

 

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPrint this page