El convenio firmado esta mañana por el presidente del Consell d’Eivissa, Vicent Torres, y el presidente de la Federación Balear de Caza, Pedro Bestard, establece un marco de colaboración entre ambas instituciones para organizar y celebrar campeonatos y pruebas de caza, así como mejorar el servicio de vigilancia de caza y el control de depredadores.

El Consell d’Eivissa realiza en virtud de este acuerdo una aportación de 68.000 euros para conseguir los objetivos comúnmente acordados y establecidos en el texto del convenio.

 

El presidente del Consell d’Eivissa, Vicent Torres, y el presidente de la Federación Balear de Caza, Pedro Bestard, han firmado esta mañana en la sede del Consell d’Eivissa un convenio para la dinamización y la protección de la actividad cinegética en la isla. Este acuerdo establece un marco de colaboración entre ambas instituciones  para organizar y celebrar campeonatos y pruebas de caza, así como mejorar el sistema de vigilancia de caza y el control de depredadores. Para conseguir estos objetivos el Consell realizará una aportación de 68.000 euros.

De este importe total, hasta un máximo de 31.050 euros se destinará a la compra de jaulas para el control serpientes y de un vehículo 4×4. Además, hasta un máximo de 36.950 euros se aplicará al servicio de guarda para el control de cotos, mejora de hábitats, control de depredadores y vigilancia en el medio rural, con el mantenimiento de las jaulas, formación de personal para obtención de título oficial de Guarda Rural (Caza), y otros gastos relacionados con la actividad y el funcionamiento de la Federación.

 

El presidente de la Federación, Pedro Bestard, afirma que

“se trata de un acuerdo muy positivo para los cazadores y que nos va a permitir llevar a cabo actuaciones importantes en la Isla. Estamos de acuerdo en que debemos hacer un esfuerzo importante en la vigilancia y en el control de los cotos de caza, controlar las especies depredadoras y vigilar el medio rural, y que debemos hacerlo aunando esfuerzos”.

 

Bestard destaca que este convenio también incluye

“formación de personal para la obtención del título oficial de Guarda Rural, algo que entendemos estratégico y que va a ser de gran ayuda en el futuro”.

 

Asimismo, el convenio obliga a la Federación a incentivar la solidaridad y el asociacionismo mediante la promoción, creación y realización de servicios colectivos, y a defender la caza y las especies cinegéticas como bienes agropecuarios y fuentes de riqueza de la isla. También a establecer un servicio de vigilancia con personal y medios adecuados, para mejorar el control de las áreas cinegéticas, tanto si son de titularidad de sociedades federadas de cazadores como aquellos cotos privados que se adhieran a este servicio.